Tarta de yema tostada

Enviado por margali - 03 Marzo 2008

Valoración: ¡Puntúa esta receta!
 
Tarta de yema quemada 001.jpg
INGREDIENTES
(Para 8-10 personas):

Para el bizcocho:
8 huevos
200 gr. de azúcar
200 gr. de harina
vainilla o corteza rallada de limón o naranja (opcional)

Para la nata:
1 litro de nata líquida para montar (debe tener al menos un 35% de grasa)
150 a 200gr. de azúcar (mejor glas)
aroma de vainilla si se desea

Para la crema tostada:
10 yemas
200 gr. de azúcar + el necesario para quemar
1 dl de agua

Elaboración de Tarta de yema tostada

Hacer el bizcocho y para ello batir las yemas con la mitad del azúcar hasta que tengan punto de relieve y estén muy cremosas y de color amarillo muy claro. Por otro lado montar las claras a punto de nieve y, cuando casi estén montadas, añadir el resto del azúcar. Mezclar con cuidado las dos preparaciones; seguidamente agregar la harina poco a poco e ir incorporándola con suavidad. Llenar un molde redondo de unos 24 cm. de diámetro engrasado y enharinado y cocer en el horno a 180º C hasta que al pinchar con una aguja, ésta salga limpia. Dejar enfriar sobre rejilla y mientras tanto preparar la yema. Hacer un almíbar a punto de hebra flojo, es decir cocer durante 5 minutos. Partir las yemas. Dejar que se enfríe un poco el almíbar y verterlo poco a poco y sin dejar de remover sobre las yemas. Esta mezcla se cuela y se vuelve a poner en el cazo para cocerla. Es muy importante no dejar de remover para evitar que se pegue. Una vez hecha y espesa retirar inmediatamente a otro recipiente y reservar. Para hacer la nata debe estar bien fría y en el perol de la batidora o con las varillas del minipimer montarla. Cuando esté a medio montar, añadir el azúcar glas y terminar de montar cuidando de que no se corte y reservar en frío.
Para montar la tarta cortar el bizcocho en tres partes, pincelar un poco con algún licor rebajado con un poco de agua y un poquito azucarado o bien si la van a tomar niños pincelar con un almíbar muy ligero. Poner una capa de nata, se hace mejor con manga pastelera, luego una capa de bizcocho, otra de nata y reservar en frío. Sobre la última capa de bizcocho, que habremos reservado, extender cuidadosamente la yema, ir poniendo un poco de azúcar y quemar con la pala. Una vez quemada la yema, dejar enfriar completamente y poner sobre la última capa de nata. Adornar al gusto y mantener en frío hasta el momento de servir.

SUGERENCIAS:

La yema es preciso quemarla sin haber puesto esa parte de bizcocho sobre la nata, para que ésta se conserve firme y no sufra ningún calentamiento.

Relacionado con Tarta de yema tostada

  Inicio de sesión

  Navegación

  Buscador de recetas

Búsqueda personalizada